Mi cuenta
Iniciar sesión
He olvidado mi contraseña
¿Eres un usuario nuevo?
Crea tu cuenta
Subiendo archivos

Hipoteca segunda vivienda

Compara hipotecas en más de 30 entidades gracias a Acierto.com. Contrata mejor

Si estás pensando en comprar una segunda residencia o un piso como inversión, es posible que tengas que pedir una hipoteca. En esta guía lo explicamos todo acerca de cómo son las hipotecas para una segunda vivienda, qué características y requisitos tienen, qué bancos las comercializan, qué debes tener en cuenta al pedir una...

Y, si además quieres analizar condiciones, en nuestro comparador de hipotecas podrás ver cómo es la oferta de más de 30 entidades. Para que elijas la que más te interese, sin complicaciones.

Compara más de 30 entidades y contrata la mejor hipoteca para segunda vivienda
HIPOTECA SEGUNDA VIVIENDA

Qué es una hipoteca para segunda vivienda

Una hipoteca para una segunda vivienda es un préstamo que se solicita, básicamente, con dos finalidades: comprar una residencia vacacional o adquirir un inmueble para invertir (ya sea para alquilarlo o revenderlo después).

Como cualquier otra hipoteca, se trata de una financiación a largo plazo a través de la cual se accede a una cantidad importante de dinero. Con todo, tiene diferencias con aquellas cuya finalidad es la compra de una primera vivienda. Y es que los requisitos para acceder a ellas son más exigentes. ¿El motivo? Los bancos consideran que son operaciones que entrañan mayor riesgo, como explicaremos a continuación.

Mudanza segunda vivienda con hipoteca

Características de una hipoteca segunda vivienda

Aunque no deja de ser una hipoteca, las características de las hipotecas para una segunda residencia son más restrictivas que para una primera vivienda. De hecho, hay bancos que tienen una oferta diferenciada de préstamos hipotecarios en función de si la finalidad es la compra de una primera o una segunda residencia.

El motivo es que, para las entidades, una hipoteca para una segunda vivienda es una operación financiera con más riesgo que una hipoteca convencional. Consideran que, si una persona no pudiera hacer frente a todas las letras porque, pongamos por caso, ve reducidos sus ingresos, antes dejará de pagar las cuotas de una financiación para una segunda residencia que las de una primera vivienda. Te detallamos las principales características de una hipoteca para una segunda residencia.

Menor porcentaje de financiación

El porcentaje de financiación en una hipoteca segunda residencia es de, como máximo, el 60 % del valor de tasación o compraventa del inmueble, en casos muy concretos puede llegar al 70 %). Se trata de un porcentaje inferior al que se puede conseguir en una hipoteca para una primera vivienda.

Recordamos que, en estas últimas, lo más habitual es que el banco o financiera nos facilite el 80 % del valor de tasación o compraventa y, algunas veces, puede superarlo hasta llegar al 90 % e, incluso, aunque sea raramente, nos podemos encontrar con hipotecas al 100 por 100.

Plazos de amortización más cortos

Otro aspecto que deberemos considerar es el plazo de amortización o tiempo en el que se va a devolver el dinero prestado al banco, ya que en las hipotecas para segundas residencias es más corto: lo más normal es que no superen los 20 años.

En un préstamo hipotecario para comprar una primera residencia, los plazos de amortización se pueden alargar hasta 30 años y, a veces, hasta 40 años, ya se trate de una hipoteca a tipo fijo o variable.

Los intereses, más altos en una hipoteca segunda vivienda

Finalmente, los intereses de una hipoteca para una segunda vivienda suelen ser más altos. Hablamos del precio que se le paga al banco por dejarnos una cantidad de dinero durante un tiempo determinado.

De hecho, hay bancos que tienen una oferta diferenciada de hipotecas en función de si finalidad es la compra de una primera o una segunda residencia, cada una con su TIN y TAE propios. Esto es debido a los riesgos que, a ojos de las entidades, tienen estas operaciones son más elevados, más caros que los de una hipoteca para una primera vivienda.

En cuanto al tipo de interés de la hipoteca, en los préstamos para la compra de una segunda vivienda se puede elegir entre una hipoteca fija o variable; es decir, de tipo fijo o variable.

Quién puede pedir una hipoteca segunda vivienda

En consonancia con las características de una hipoteca segunda vivienda, están las condiciones que deben cumplir las personas que solicitan una. Esto es, son más restrictivos y más duros que los requisitos para una hipoteca para una primera vivienda. Por ese motivo, el banco exigirá a los futuros titulares mayores garantías.

Tener elevados ahorros

Una hipoteca segunda vivienda cubre, en el mejor de los casos, hasta el 70 % del valor de tasación o compraventa de la misma. Por ese motivo, quienes soliciten una deberán disponer, al menos, con unos ahorros equivalentes al 30 % del precio más otro 10 % adicional para hacer frente a los gastos.

En números, si el inmueble cuesta 100.000 euros, el banco nos facilitará como mucho 70.000 euros. Por tanto, se deberán tener unos ahorros de como mínimo 40.000 euros (30.000 euros para cubrir la entrada y otros 10.000 para pagar los gastos de compra de la vivienda).

Igualmente, es posible que, en función del banco pida a los solicitantes de la hipoteca tener más ahorros de los meramente necesarios para formalizar la operación, una especie de "colchón".

Ingresos elevados

Como en cualquier financiación, uno de los aspectos que mirará el banco son los ingresos del solicitante de una hipoteca para una segunda residencia y exigirá que sean fijos, estables y suficientes. Todo ello para asegurarse, de no suceder un imprevisto, que podrá pagar todas las cuotas del préstamo sin problemas.

En este sentido, mirará que la ratio de endeudamiento del futuro o futuros titulares, porcentaje de los ingresos que dedican al pago de financiaciones, no supere el 35 % del dinero que entra en el hogar.

En este punto tenemos que recordar que es posible que las cuotas de una hipoteca segunda vivienda sean más elevadas que las de un préstamo para una primera vivienda. Básicamente porque el dinero se devuelve en un periodo de tiempo más corto y con unos intereses más elevados.

Demostrar estabilidad laboral

Si es uno de los principales requisitos para una hipoteca para una primera vivienda, para una segunda aún lo es más. El banco valorará los perfiles de aquellas personas que rara vez hayan estado sin trabajar y, sobre todo, llevan cierto tiempo en el mismo trabajo.

Así, si se cumplen con los otros requisitos, las posibilidades de conseguir una hipoteca para una segunda vivienda serán mayores si los solicitantes son asalariados, con contrato indefinido y con una antigüedad mínima de seis años en el trabajo actual.

No haber estado nunca en listados de morosidad

Como hemos ido explicando, los requisitos para poder acceder a una hipoteca segunda residencia son más exigentes que los que se deben cumplir en una primera vivienda. Y en el caso de la morosidad, no será menos.

El banco pondrá cortapisas a aquellas personas que, por un motivo u otro, han estado en listados de morosidad como, por ejemplo, ASNEF. En este sentido, entiende que el futuro titular no ha sido responsable con sus pagos.

Presentar garantías como un aval

Debido a los riesgos que entraña una hipoteca para una segunda residencia, es posible que el banco o financiera pida la presentación de un aval. Este puede ser un bien material (ahorros u otro inmueble) o personal (otro individuo).

En cualquiera de los casos, la presentación de un aval debe estar muy bien analizada y reflexionada por los riesgos que comporta en el caso de no poder hacer frente a la hipoteca. Así, si se presentan bienes se podrían perder; y si una tercera persona actúa como tal, podría perder los suyos.

En qué fijarse al contratar una hipoteca para una segunda vivienda

Como con cualquier producto de financiación, no existe la mejor hipoteca para una segunda vivienda. Así, partiendo de esta base, uno de los aspectos más importantes en el que nos debemos fijar a la hora de pedir una es si vamos a poder pagar las cuotas sin problemas.

En este sentido, se recomienda que la cantidad de dinero que se destina al pago de las financiaciones no supere el 35 % de los ingresos que entran en un hogar. Es decir, si en una casa entran 3.000 euros cada mes (entre sueldos y otras rentas) no se deberían destinar más de 1.050 euros a pagar financiaciones.

Además, otros aspectos a considerar es el tipo de interés que aplica la financiación, las condiciones, el plazo de amortización y bonificaciones que se pueden conseguir con otros productos de la entidad.

piscina en segunda vivienda con hipoteca

Qué entidades tienen hipotecas para segundas viviendas

Como te hemos apuntado antes, las hipotecas para una segunda vivienda tienen características diferentes a las de una primera residencia. Por ese motivo, suelen aparecer como dos productos diferentes en las carteras de las entidades que las comercializan.

La gran mayoría de bancos disponen de ellas. Así tienen hipoteca para una segunda vivienda BBVA, Banco Santander, Openbank... Si quiere echar un vistazo, en nuestro comparador de hipotecas podrás ver las características de los préstamos hipotecarios de las principales entidades de una forma ágil y sencilla.

Consejos para pedir tu segunda hipoteca

Como hemos visto, las condiciones y requisitos para acceder a una hipoteca para una segunda residencia son más duros que cuando se solicita una hipoteca para la compra de una vivienda habitual ya que los bancos y entidades financieras consideran que son un producto de más riesgo.

Sea como sea, ya se trate de una primera o segunda hipoteca, hay que tener en cuenta ciertos factores. Te los explicamos a continuación.

El tipo de interés, lo más bajo posible

Aunque partimos de la base que una hipoteca para una segunda residencia tiene unos tipos de interés más elevados que una hipoteca convencional, tenemos que intentar que sea lo más bajo posible ya que nos marcará cuánto vamos a pagar por el préstamo. Para ello, nos fijaremos en el TIN y la TAE, que sean lo más bajos posible. 

Además, tendremos que elegir entre si queremos que sea a interés fijo o a interés variable, ya que se pueden dar las dos opciones. La primera se suele recomendar a personas que quieren tener sus pagos controlados y la segunda a quienes no temen a los cambios que se produzcan en las mensualidades cada vez que toque revisarla.

Ajustar al máximo el plazo de amortización

Otro aspecto a considerar: en las hipotecas para una segunda residencia el plazo acostumbra a ser más corto que en una convencional. De hecho, no suele superar los 20 años. En cualquier caso, se debe intentar que, siempre de manera acorde con la economía familiar, sea lo más corto posible. 

Calcular el precio de los productos bonificados

Es posible que, a la hora de contratar una segunda hipoteca, el banco nos oferte ciertas rebajas en el tipo de interés si contratamos otros de sus productos (tarjetas, cuentas, planes de ahorro, seguros de vida o de hogar, etc.).

En estos casos, es primordial hacer números sobre cuánto costará su contratación y cómo quedarían las cuotas con y sin las bonificaciones. Puede darse el caso que sea más económico suscribir, por ejemplo, el seguro de hogar.

Pedir la mínima cantidad de dinero posible

Se trata de uno de los consejos más habituales a la hora de pedir cualquier financiación: solicitar el dinero estrictamente necesario para llevar a cabo la transacción que se quiera hacer. En este caso, comprar una segunda vivienda.

Comparar hipotecas para segunda vivienda antes de decidir

Antes de decidirnos por una u otra hipoteca para una segunda vivienda es primordial comparar opciones. Ver qué características tienen, condiciones, gastos como comisiones o productos bonificables, etc.

Así podremos saber si, por una parte, es factible pedir una segunda hipoteca (se cumplen todos los requisitos, no va a ahogar la economía familiar, etc.) y, por otra, poder ver cuál es la mejor opción en función de nuestro perfil.

En estos casos, un comparador de hipotecas como el de Acierto.com nos puede ser de gran ayuda ya que en apenas minutos podrás ver la oferta de más de 30 entidades, con todas las características, sin complicaciones.

Por qué usar un comparador de hipotecas de segunda vivienda

El objetivo del comparador de hipotecas de Acierto.com es facilitar un proceso, el de encontrar y contratar una hipoteca, que se tercia complicado ya que:

  • Se trata de una herramienta fácil de usar, solo tendrás que responder a un pequeño cuestionario y, en función de los datos que nos des, encontraremos las mejores soluciones para ti.
  • Podrás comparar, en una única web, las características de las hipotecas ya sean a tipo fijo o variable, que ofrecen más 30 entidades distintas como Bankinter, BBVA, Banco Santander, CaixaBanc, ING...
  • Ahorrarás tiempo ya que no tendrás que visitar diferentes bancos, solicitar cita previa, etc. 
  • Ahorrarás dinero porque localizaremos las hipotecas que tienen un mejor tipo de interés.
  • Dispondrás, gratis y sin compromiso, de ayuda experta ya que nuestros agentes te resolverán cualquier duda que puedas tener.
  • Podrás hacer tu comparación cuándo quieras y desde donde quieras porque nuestro comparador online está abierto las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Y puedes abrirlo desde cualquier dispositivo (móvil, ordenador, tableta...).
  • Contamos con sistemas de protección que velan por la seguridad de los datos.
  • La información que ofrecemos es transparente: podrás realizar simulaciones y saber el coste de las financiaciones.

Cómo pedir una hipoteca para una segunda vivienda en Acierto.com

Hasta aquí te hemos explicado cómo son las hipotecas para comprar una segunda vivienda, pero si estás buscando financiación para comprarte una segunda residencia, en el comparador de hipotecas de Acierto.com te podemos ayudar.

Desde nuestra web podrás acceder a la oferta de hipotecas (con sus características, requisitos, condiciones...) que tienen los principales bancos de una forma fácil y rápida.

Además, podrás ver cuáles te encajan mejor en función de tus características y de la vivienda que quieres comprar. Para ello, deberás responder un sencillo formulario, una serie de preguntas que nos ayudarán a encontrar y mostrarte las mejores opciones.

Estas son las preguntas a responder:

  • Indica la finalidad de la hipoteca, en este caso, la compra de una segunda vivienda.
  • Detalla el valor del inmueble de quieres adquirir.
  • Di cuántos ahorros tienes para hacer frente a la entrada.
  • Número de titulares.  
  • Tipo de contrato laboral del titular con mayores ingresos.
  • A cuánto suben los ingresos totales de los titulares.
  • Si estáis pagando préstamos, introduce la suma mensual de todos.
  • Cuándo está previsto comprar la casa (si se ha escogido, si aún no, si se han pagado arras...).
  • Y, para acabar, algunos datos como la provincia del inmueble, tu nombre y apellido, tu fecha de nacimiento, nacionalidad y un correo electrónico donde te enviaremos, en minutos, una comparativa personalizada de hipotecas.

buscar en ordenador hipoteca para segunda vivienda

Preguntas frecuentes sobre las hipotecas para segundas residencias

Y hasta aquí hemos explicado qué es una hipoteca para una segunda residencia: qué son, qué características tienen, quién puede solicitarlas, qué requisitos hay que cumplir... Pero es posible que te hayan quedado algunas preguntas en el tintero. ¡Descubre aquí sus respuestas!

Qué documentación hay que presentar en una hipoteca para una segunda vivienda

Existen muy pocas diferencias entre la documentación que se ha de presentar cuando se pide una hipoteca para una vivienda habitual que cuando se hace para una segunda residencia. Básicamente, en esta última se tendrán que aportar más justificaciones sobre los ingresos y documentar la existencia de la primera hipoteca.

Igualmente, y aunque pueden variar entre las entidades, estos son los documentos más comunes que se tienen que presentar al solicitar una segunda hipoteca:

  • DNI, NIE o pasaporte.
  • Vida laboral actualizada.
  • Declaración, del último año, del IRPF.
  • Extractos de los últimos movimientos bancarios.
  • Recibos de otros préstamos (o de la primera hipoteca) y datos del CIRBE (base de datos en la que constan las financiaciones de más de 6.000 euros).
  • Escrituras del inmueble (u otros inmuebles) que se puedan tener.
  • Si existieran, justificaciones de otros ingresos.
  • Contrato de arras (si se ha firmado).

Además, si quien pide la hipoteca trabaja por cuenta ajena deberá aportar:

  • Contrato laboral.
  • Las dos o tres últimas nóminas.

Y si es autónomo:

  • Declaración anual del IVA.
  • Pagos trimestrales del IVA en el año que está en curso.
  • Declaración anual y fraccionada del IRPF.
  • Últimos pagos a la Seguridad Social.

¿Se puede comprar una segunda vivienda teniendo hipoteca?

Sí, aunque lo ideal es pedir una hipoteca para una segunda residencia cuando se ha acabado de pagar la hipoteca de la vivienda habitual, es posible solicitarla, aunque es muy complicado que se conceda.

Para que el banco apruebe la operación se deberá tener un muy buen perfil económico, con estabilidad laboral, una buena entrada de dinero y un porcentaje de endeudamiento que no supere el 35 % de los ingresos. O bien haber amortizado un alto porcentaje del capital de la primera hipoteca (alrededor del 70 %).

Qué alternativas hay a pedir una hipoteca para una segunda vivienda

Existen un par de alternativas a valorar, cuando el banco deniega una hipoteca para una segunda vivienda. Básicamente se podría solicitar al banco una ampliación de capital de la hipoteca actual y utilizar el dinero a la adquisición de la segunda vivienda, que se añadiría como garantía.

La segunda opción, menos agradable quizás, supone desistir de la idea de tener la segunda residencia y, por ejemplo, empezar a ahorrar para en el futuro volver a intentarlo.

¿Se puede pedir una segunda hipoteca en otro banco?

Sí, se puede pedir una segunda hipoteca en un banco diferente en el que se ha tiene contratado el préstamo para la compra de la primera residencia. Con todo, cabe decir que es muy complicado que la conceda.

En estos casos, aunque no siempre es garantía de éxito, se recomienda hacer la solicitud de una hipoteca para una segunda residencia en la entidad en la que se tiene la principal.

¿Se puede pedir una hipoteca para una segunda residencia si vivo en el extranjero?

Sí. Se puede solicitar una hipoteca para una segunda residencia si se vive en el extranjero siempre y cuando esta esté ubicada en España. De hecho, hay entidades que ofrecen hipotecas para tal fin, ya se trate de una vivienda ya construida, realizar reformas, financiar la inversión o construir una residencia de vacaciones, como una hipoteca autopromotor.