Subiendo archivos

¿En qué se diferencia un seguro de ciclomotor de uno de moto?

Los seguros de ciclomotor suelen ser más caros que los de moto. Descubre por qué

Una moto y un ciclomotor, a pesar de las semejanzas que presentan –tanto en el aspecto como en el nombre–, no son el mismo tipo de vehículo. Ambas tienen dos ruedas, un manillar y un asiento, pero son distintos. Esa diferencia es importante desde la perspectiva del seguro, que en ambos casos es obligatorio. ¿Quieres conocer cuáles son estas particularidades? Acierto.com tiene la respuesta.

Diferencias entre una moto y un ciclomotor

Probablemente la diferencia más notoria entre una moto y un ciclomotor la encontramos en la cilindrada. Estos últimos deben tener menos de 50cc y su velocidad máxima no puede superar los 45 kilómetros por hora. De hecho, ni siquiera están considerados como un vehículo de motor por el reglamento de vehículos. Además tienen prohibido circular por autovías o autopistas, y en las interurbanas solamente pueden hacerlo por el arcén. ¿La razón? Que esta velocidad los convierte en peligrosos obstáculos en la carretera para los demás vehículos.

La licencia para utilizar un ciclomotor se puede conseguir con quince años y de forma muy sencilla, aunque no está permitido transportar pasajeros hasta los dieciocho. Estas características –junto a su bajo precio– hace que sea el vehículo favorito de los jóvenes para moverse por la ciudad. Afortunadamente en la actualidad se le otorga una importancia mayor a los ciclomotores que hace algunos años. Y es que hasta 2007 no era obligatorio someter a estos vehículos a la ITV.

Los ciclomotores tienen prohibido circular por autovías o autopistas, y en las vías interurbanas solamente pueden hacerlo por el arcén

Desde entonces, los accidentes mortales con ciclomotor han caído un 80% según la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos (AECA-ITV).

En cambio, una moto es un vehículo de motor con un cilindrada superior a los 50cc –algunas superan los 1.500cc– y requiere una licencia con mayores requisitos que los que exige de un ciclomotor, como por ejemplo tener dieciocho años. Así, la licencia A –que permite usar cualquier tipo de motocicleta– obliga a tener al menos dos años de experiencia con el carnet A2 y 20 años de edad. Las motocicletas no tienen limitaciones a la hora de circular por autovías o autopistas y pueden afrontar sin problemas viajes de muchos kilómetros.

¿Qué diferencias existen entre un seguro de ciclomotor y uno de moto?

A pesar de lo diferente que es uno y otro vehículo, ambos deben contar obligatoriamente con un seguro mínimo de responsabilidad civil que se haga cargo del daño que se cause a terceros. El ciclomotor circula por núcleos urbanos y por carreteras secundarias, por lo que está expuesto a sufrir accidentes o a provocarlos como cualquier otro vehículo. De ahí que los conductores de ciclomotores tengan la obligación de suscribir un seguro.

De hecho, las multas por conducir un ciclomotor sin seguro oscilan entre 600 y 3.500 euros, dependiendo de la gravedad del accidente en la que se haya visto envuelto. Las autoridades incluso pueden llegar embargarlo hasta que este cuente con el seguro mínimo obligatorio. Es necesario conducir con responsabilidad, ya que se pone en juego la vida de muchas personas, sobre todo la del propio conductor.

Una moto es un vehículo con mucha más potencia y cilindrada que un ciclomotor, por lo que sería lógico pensar que su seguro va a ser más caro. No obstante, en la mayoría de los casos una moto de 49cc será más cara de asegurar que una de 125cc. ¿A qué se debe esto? A que las compañías calculan las primas de los seguros basándose en los índices de siniestralidad. Los vehículos que presenten una más alta tendrán un seguro más caro, ya que las estadísticas indican que tendrán más probabilidades de verse relacionados con algún tipo de accidente.

Las compañías calculan las primas de los seguros basándose en los índices de siniestralidad

Por esta razón, el seguro de ciclomotor suele ser más caro que el de la mayoría de las motos –las de gran cilindrada también tienen una prima elevada–. Además, aunque las compañías ofrecen coberturas adicionales a la responsabilidad civil obligatoria (como defensa jurídica o asistencia en viaje), no son tan amplias y variadas como las que podríamos encontrar en un seguro de moto.  

El perfil de los conductores, clave

La alta siniestralidad de los ciclomotores se puede explicar si nos fijamos en quiénes son los conductores más habituales de estos vehículos. El ciclomotor es el vehículo preferido por los jóvenes, ya que se puede obtener la licencia con quince años y no resulta demasiado caro adquirirlo. Se trata de conductores inexpertos –el ciclomotor es su primer vehículo–, y en la carretera la experiencia es muy importante. Si le unimos el ímpetu propio de la juventud, el resultado es que este tipo de vehículos se encuentren en lo más alto en los índices de siniestralidad.

Pero sería un error achacar el elevado precio del seguro solamente a la juventud, si bien es un factor determinante. Los ciclomotores son vehículos destinados al desplazamiento por la ciudad, que es el lugar donde es más probable sufrir un percance. Es cierto que los accidentes en los núcleos urbanos no suelen ser mortales porque no se conduce a gran velocidad, pero a diario hay toques entre vehículos, parkings y calles estrechas por las que es difícil conducir, conductores con mucho estrés y similares.

Todo ello hace que ofrecer una póliza a un ciclomotor no sea el negocio más deseable para una compañía de seguros. Por eso podemos encontrarnos en la situación de que ninguna entidad quiera asegurarnos, por lo que deberemos acudir al Consorcio de Compensación de Seguros, que es una empresa adscrita al Ministerio de Economía, Industria y Competitividad que se encarga de ofrecer el seguro obligatorio a los vehículos que no lo han podido obtener por una compañía privada. Sin embargo, hay varias opciones en el mercado para encontrar una buena póliza, como el seguro de ciclomotor de Línea Directa, el de MAPFRE o el de Fénix Directo.

¿A quiénes les interesa tener un ciclomotor?

Los jóvenes no son el único sector de la población que hace uso de los ciclomotores. La gran movilidad que ofrecen y su bajo precio provocan que sean una opción muy interesante para muchas personas. De esta forma, a aquellos que necesitan desplazarse habitualmente por la ciudad les resultará muy cómodo hacerlo en este vehículo, que es fácil de aparcar y permite escabullirse de los atascos.

Además, las personas con menos recursos económicos no solamente encontrarán la ventaja de su bajo precio, sino que la licencia exigida (AM) también es más barata que la de coche o la de moto. Hacerse con este tipo de permiso raramente costará más de trescientos o cuatrocientos euros en total, cuando una licencia B –que permite conducir un coche– puede elevarse hasta los mil euros.

Moto
Compara 20 aseguradoras y encuentra el seguro de moto más barato
COMPARA AHORA
Moto
Compara 20 aseguradoras y encuentra el seguro de moto más barato

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR