¿Cómo se asegura una vivienda sostenible?

Una casa ecológica es aquella que minimiza el gasto energético y cuida el medio ambiente

Durante los últimos años hemos visto cómo la preocupación por el medio ambiente ha ido calando cada vez más en la sociedad. Un sentimiento ante el que particulares, gobiernos y empresas han decidido actuar. Nos estamos refiriendo a cuestiones como la aparición y popularización de los coches eléctricos, de electrodomésticos con emisiones de gases muy bajas, a la implantación de paneles solares y al desarrollo de otros sistemas que cuidan de nuestro planeta.

De hecho, incluso hemos adaptado estas tecnologías “ecofriendlys” a nuestro hogar en lo que se conoce como viviendas sostenibles, cada vez más frecuentes. Pero ¿sabes qué seguro de hogar necesitan estas casas? Te contamos todo lo que tienes que saber y cómo puedes encontrar los mejores opciones utilizando nuestro comparador online para estar cubierto ante cualquier percance.

¿Qué es una casa sostenible?

La arquitectura sostenible tiene en cuenta el medio ambiente cuando diseña nuevas construcciones. Valora que los materiales, la estructura y los procesos de fabricación no tengan un impacto negativo en el entorno natural. Su objetivo es que la naturaleza y el urbanismo convivan en armonía, fomentando la eficiencia energética y aprovechando al máximo los recursos naturales para que los sistemas funcionen.

Actualmente, la mayor parte de la energía que consumen las casas va a parar a los sistemas de calefacción y refrigeración. Los electrodomésticos también se llevan una parte importante, sobre todo aquellos que están permanentemente conectados a la corriente, como el frigorífico.

Estos factores, entre otros, han propiciado el auge de estas construcciones eficientes, cuyos diseños y funcionalidades son muy dispares entre sí y dan cabida a mucha creatividad e imaginación. La meta final es minimizar la huella que el ser humano y sus acciones dejan en la tierra.

Condiciones que hacen sostenible una casa

Las viviendas sostenibles tratan de garantizar la eficiencia mediante la combinación de fuentes de energía renovables para ahorrar todo lo posible, tanto en energía como en dinero. Hay ciertas características que hacen de una casa una vivienda del tipo que nos ocupa:

  • La ubicación

La orientación es uno de los factores más importantes ya que una correcta ubicación permite aprovechar al máximo la energía natural. Si la casa mira al sur, en invierno obtendremos más energía solar y su impacto se reducirá en los meses estivales. Es una buena forma de ahorrar en calefacción y aire acondicionado.

  • Estructura eficiente

Cuando vamos a construir o a reformar una casa, nos fijaremos en que tenga una estructura eficiente. Los diseños más minimalistas, como las viviendas modulares y compactas pueden regularse para adaptarse al entorno y conseguir modelos todavía más más ecológicos. Además, este tipo de diseños reducen el impacto visual en el entorno.

  • Materiales

Una casa nunca será del todo sostenible si sus materiales no lo son. Además, elegirlos correctamente nos permitirá ahorrar a largo plazo. Porque si bien inicialmente suelen ser más caros, acaban resultando rentables para el bolsillo y para la naturaleza con el tiempo.

La arquitectura sostenible tiene en cuenta al medio ambiente cuando diseña nuevas construcciones
  • Respeto por las zonas verdes

Integrar la vivienda en la naturaleza es una objetivo clave de un hogar bioclimático, un punto en el que deberemos dar prioridad a las zonas verdes. Una manera de respetar el medio ambiente pero también de disfrutar de ventajas como tener un jardín en la azotea, un pequeño huerto donde cultivar nuestras propias hortalizas y verduras o incluso instalar un jardín vertical que ayude a regular la temperatura.

  • Aislamiento y ventilación

Como hemos apuntado, un alto porcentaje de la energía se lo llevan los sistemas de calefacción y aire acondicionado, por lo que el correcto aislamiento de la casa será primordial. Una vivienda bien aislada es una vivienda más sostenible. Las construcciones deben tener en cuenta la instalación de las cubiertas del edificio para evitar los cambios bruscos de temperatura y mantener la temperatura idónea dentro del hogar.

Existen aislamientos naturales y siempre podremos instalar ventanas con doble vidrio, también muy útiles para atenuar el ruido del exterior, además de para evitar la aparición de humedades y filtraciones. Tener un buen sistema de ventilación también resulta recomendable.

  • Uso correcto del agua

Además de la luz, el recurso que más usamos en nuestra vivienda es el agua. Es un recurso básico para la vida y abusar de ella puede conllevar gastos adicionales en la factura a fin de mes. En una vivienda eficiente, el consumo del agua debe ser moderado. Por suerte, este tipo de construcciones suelen tener sistemas de almacenamiento que permiten reutilizar el agua de la lluvia, la lavadora y similares para actos tan cotidianos como rellenar la cisterna o regar el jardín.

  • Sistemas de bajo consumo y energías renovables

El funcionamiento general de la vivienda debe estar basado en las energías renovables y el ahorro energético, así que es recomendable optar por bombillas y electrodomésticos de bajo consumo y por aquellos que emitan el menor número de emisiones posibles. Apostar por los inteligentes, capaces de adaptarse a nuestro consumo, es otra alternativa muy interesante.

Por supuesto, podemos hacer que nuestra casa sea sostenible si la fuente de energía procede directamente del sol. Una práctica que todavía no está muy extendida en España y que requiere un importante desembolso inicial, pero que acaba resultando rentable. Así, son cada vez más las familias que se animan a instalar placas solares en su azotea o jardín. Estas pasan a ser su fuente principal de energía, aunque es recomendable no romper lazos con las grandes empresas proveedoras de electricidad, ya que en caso de fallo nos quedaremos sin energía.

Asegurar una vivienda ecológica

Precisamente debido a que no es muy común utilizar en casa este tipo de energías renovables, es difícil que encontremos una póliza que cubra los daños en placas solares. No obstante, algunas entidades ofrecen pólizas específicas para grandes huertos de placas solares con cobertura para caso de incendio, rotura, avería, defensa jurídica, responsabilidad civil y honorario de peritos.


Por lo general, sin embargo, el seguro funciona básicamente como en el resto de pólizas de hogar. Si encontramos una compañía que cubra las placas, entenderán que son una instalación más, como si se estropea nuestra caldera de agua caliente. Hay aseguradoras que cubren más daños que otras, aunque depende de lo que especifiquemos en nuestro seguro como contenido.

Hogar
Compara precios de 10 aseguradoras y ahorra hasta 50% en el seguro de tu hogar
COMPARA AHORA
Vida
Compara y ahorra hasta 200€ en tu seguro de vida

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR