Seguros de salud para empresas y autónomos

¿Qué son? ¿Qué tipos hay?¿Qué no cubren? Te lo explicamos en Acierto.com

Uno de los aspectos esenciales en los que una empresa centra su preocupación es la protección de los empleados que forman parte de la empresa. Para ello, es muy habitual contratar un seguro médico colectivo. Además, los trabajadores por cuenta propia o autónomos, también suelen buscar pólizas específicas para ellos. En Acierto.com puedes comparar entre las mejores compañías del mercado español en menos de 2 minutos para que así puedas encontrar la póliza que mejor se adapte a tus necesidades por el menor precio posible

Tipos de seguro para empresas

Es habitual que las compañías contraten seguros para proteger el bienestar en el entorno de trabajo de sus trabajadores. Para ello, las empresas cuentan con diversas opciones:

Asistencia Sanitaria: esta póliza contratada protege a los trabajadores y a sus familias con los profesionales y en los centros médicos de la aseguradora en cuestión.

Reembolso: En este caso, el asegurado elegirá el médico, y la compañía correrá con los gastos, o al menos una parte.

Indemnización: Este seguro compensa mediante el pago de una determinada cantidad la falta de ingresos de los trabajadores provocada por una incapacidad temporal total (durante el periodo en el que el asegurado no pudiera ejercitar su trabajo como consecuencia de un accidente o enfermedad). Este seguro es fundamental para eliminar el riesgo de no percibir ingresos económicos por parte de los trabajadores.

Ventajas para las empresas por tener un seguro médico

Además del evidente beneficio social que otorga un seguro médico (los trabajadores trabajarán mejor sabiendo que una póliza les cubre las espaldas), hay otras ventajas como la reducción de las bajas laborales por la rapidez y eficacia de la medicina privada, además del trato mucho más personalizado que el prestado por la sanidad pública. También supone una ventaja económica, ya que las empresas con seguro médico para sus trabajadores disfrutan de deducciones fiscales.

Seguros para autónomos

Muchas compañías de seguros tienen pólizas específicas para trabajadores por cuenta ajena o autónomos. Esto está pensado para compensar los ingresos que se dejan de percibir cuando se causa baja laboral. También se puede contratar pensando en las bajas de los empleados. Estas pólizas suelen tener algunas coberturas especiales como el seguro de Baja Laboral, el Seguro de Vida, el Seguro de Jubilación, el Seguro de Accidentes, etc.

Baja Laboral

Este servicio trata de compensar los ingresos normalmente bajos que se perciben del erario público cuando un trabajador causa baja y no puede seguir ejerciendo su trabajo durante un tiempo determinado.

Jubilación

Los seguros de jubilación son algo similares a los Planes de Pensiones, ya que persiguen el mismo objetivo: aumentar los ingresos de los trabajadores una vez que llegan a la edad de jubilación. Este servicio busca complementar la pensión otorgada por el Gobierno.

Responsabilidad Civil

Esta cobertura es obligatoria en determinados sectores empresariales. Su objetivo es evitar el riesgo de tener que hacer frente a los gastos derivados de un accidente relacionado con la actividad de la compañía. Por ejemplo, si un cliente sufre quemaduras en un incendio producido en el edificio del empresario, la indemnización a este sería cubierta por el seguro.

Otras pólizas

Partiendo de la idea de que prácticamente todo es asegurable, también podemos disponer de otros seguros como el de Transporte de Mercancías (por si se pierde o deteriora la mercancía que transporte el empresario) o el Multirriesgo, que cubre por ejemplo si nuestro local se destroza por algún motivo.

Ventajas de tener tu seguro para autónomos

Tener una póliza de este tipo cubriéndonos las espaldas tiene una serie de ventajas:

  • Desaparece el riesgo de perder tus ingresos habituales en caso de accidente o enfermedad. Aunque te veas obligado a causar baja laboral, tu patrimonio y tu familia estará protegido.
  • Además, el autónomo o empresario completa los ingresos de la Seguridad Social. El Gobierno tiene previstas deducciones fiscales para aquel autónomo o empresario que tenga contratada un seguro de este tipo.
  • Según la compañía, estas pólizas suelen poder combinarse con otros productos como los seguros de salud, etc.

Hay que diferenciar entre los seguros de salud para autónomos y los seguros de accidentes para autónomos. Los seguros de salud actúan como complemento a la Seguridad Social, y suele dar acceso a las coberturas sanitarias que tendríamos si contratásemos una póliza de este tipo sin ser autónomos: asistencia por cuadro médico concertado, determinadas especialidades médicas y quirúrgicas, acceso a consultas de medicina general, etc. Además, es habitual añadir una indemnización en caso de ILT (Incapacidad Laboral Temporal).

El seguro de accidentes, por su parte, también suele incluir la indemnización por ILT. También cubre la muerte causada por algún tipo de siniestro, los gastos médicos derivados de algún suceso de este tipo. En el caso de que tengas que ser hospitalizado, también tendrás un subsidio diario, así como asistencia familiar y psicológica.

Los autónomos en España

El número de autónomos en España actual es mucho menor que el de antes de la crisis, siendo en 2012 el punto más bajo de los últimos años. A partir de ese momento, la tendencia es ascendente. En 2008, la cifra de autónomos era de, aproximadamente 2.100.000. Cuatro años después se habían perdido más de 200.000 trabajadores por cuenta propia, y en los años posteriores el sector se fue recuperando hasta llegar a 1.974.881 en el tercer trimestre, según datos de la Secretaría General de Empleo.

Los trabajadores por cuenta propia son uno de los pilares básicos de la economía del país, por tanto, el Gobierno otorga ayuda fiscales a los autónomos, como la deducción de diversos gastos y ventajas fiscales. Para que un gasto sea deducible, ha de estar asociado a la actividad económica que desarrolla el autónomo, debe estar justificado mediante facturas y debe estar registrado contablemente en el libro de gastos e inversiones.

Y, ¿qué gastos son deducibles? Pues por ejemplo, los sueldos y salarios de los trabajadores, las compras de mercancías y materias primas, el alquiler de un local, la asistencia técnica, gastos de mantenimiento y conservación, costes del pago de la Seguridad Social de los empleados y el propio empresario, algunos impuestos como el IBI (Impuestos de Bienes Inmuebles), etc.

información blog seguros Consulta más información sobre: Seguros de Salud | Guías
Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico
COMPARA AHORA
Salud
Compara 20 aseguradoras en 1 minuto y contrata el mejor seguro médico

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR