Seguro BMW X3 - Información Útil

Hay marcas de vehículos que relacionamos con ciertos conceptos. Es el caso de algunos modelos de coches BMW, que asociamos a un “estilo deportivo”. El problema es que las aseguradoras también lo hacen, y que este concepto es, para ellas, un factor de riesgo. Pero no es el único factor que influye en el precio. 

El precio de las piezas, determinante

Definido como SUV (versátil a la hora de poder enfrentarse a diferentes terrenos) pero con un tamaño más modesto comparado con otros de su clase, el BMW X3 es un coche concebido para asfalto, pero también para atreverse con algún suelo más irregular. Lo logra gracias a su tracción 4x4 y a sus sistemas de suspensión.

Como cualquier vehículo de gama alta puedes esperar cierto “lujo”, tanto en su equipación como en los acabados, en el interior y el exterior. Además, todo ello acaba de ser renovado en la última generación del BMW X3, que se espera para este otoño.

El problema viene cuando el lujo está asociado al precio de las piezas. Y es uno de los factores que más tienen en cuenta las aseguradoras: cuánto cuesta reponer las piezas en caso de un choque o reparación debido a un accidente. BMW es, según un informe sobre la fiabilidad de las marcas realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios, la segunda marca más cara a la hora de pasar por el taller.

Un target familiar

Este híbrido de monovolumen y todoterreno se caracteriza por sus grandes dimensiones y espacio interior, ideal para largos recorridos y para familias numerosas y en tres líneas o estilos: xLine, Luxury Line y M Sport, su acabado más deportivo.

Por norma general, un vehículo de tipo SUV se relaciona con un riesgo menor que el que se pueda presuponer para un coche compacto y deportivo en el que va a viajar una persona sola, sin hijos. Es por esto que cuando hablamos de monovolúmenes (y también de SUV) pensamos en un target de familia con hijos. Para la aseguradora, se traduce en un riesgo potencial de accidentes menor, al presuponer una conducción más precavida.

Fiable y seguro

Para contrarrestar, su fiabilidad es precisamente uno de sus puntos fuertes: según los expertos, el BMW X3 es el más fiable de su clase. Lo mismo puede decirse de su seguridad: en el test Euroncap, puntúa un 88/100. La buena salud del vehículo y la integridad física de los pasajeros está casi garantizada, por lo que la aseguradora asume, en relación a posibles daños personales o materiales, menos riesgo.

La marca también ha trabajado por mejorar la distribución del peso entre los ejes delantero y trasero, logrando el equilibrio 50:50, para mejorar la seguridad del vehículo, algo que juega, de nuevo, a su favor.

La potencia, otro factor relevante

Con un motor en línea de 6 cilindros y una potencia que se mueve (según versiones) entre los 150 y los 313 CV, hablamos de un coche con el que puedes alcanzar grandes velocidades. De hecho, es fácil ponerlo a 200 km/h. Algo que las aseguradoras suelen considerar negativamente.

Comparando modelos dentro del X3 observamos una notable diferencia en el precio medio de su seguro conforme la potencia va aumentando. Un coche de 184 CV y un motor de cuatro cilindros como es el BMW X3 xDrive 20d. El seguro a todo riesgo sin franquicia para este modelo cuesta 1.450 euros de media, aunque tienes ofertas desde 855 euros. Por el contrario, el BMW X3 Xdrive 30D 258 con motor de seis cilindros y una potencia de 258 CV en la misma modalidad de póliza te costaría 1.807 euros de media. Si nos vamos a un modelo con más potencia aún, el BMW X3 3.0sd de 286 CV, el precio se dispara a los 2.240 euros.

Un interior tecnológico

En lo que respecta al equipamiento, destaca por la cantidad de componentes tecnológicos con los que cuenta: conexión Bluetooth, control electrónico de suspensión, ordenador de a bordo, mandos en el volante e incluso un mando a distancia para manejarlo todo.

Y todo esto de serie. Porque con el equipamiento opcional aún puede ser más inteligente: asientos electrónicos con memoria (que recuerdan tu posición preferida para conducir) o la tecnología de Head-Up Display son algunas de las opciones que te da la marca para hacer más completo tu coche.

Pero recuerda que todo lo que no venga de fábrica será considerado como un extra para tu compañía si lo añades a posteriori. Deberás declararlo en la póliza y, casi seguro, asumir un sobrecoste en la prima por contar con un seguro de accesorios. Lo mismo si decides añadir el techo eléctrico panorámico. Al ser un accesorio extra, no quedaría cubierto, en la mayoría de los casos, por la cobertura de daños en lunas.

Compara 30 aseguradoras en 3 minutos y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

COMPARAR SEGUROS

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR