Subiendo archivos

¿Desde cuánto puedes asegurar un Fiat?

Modelo Terceros Básico Todo Riesgo con Franquicia Todo Riesgo sin Franquicia
Fiat 500L 189 € 254 € 470 €
Fiat Bravo 205 € 309 € 638 €
Fiat Doblò 224 € 344 € 761 €
Fiat Ducato 464 € 809 € 1.385 €
Fiat Panda 265 € 348 € 675 €
Fiat Punto 204 € 281 € 528 €
Fiat Scudo 348 € 660 € 1.021 €
Fiat Seicento 227 € 323 € 479 €
Fiat Stilo 210 € 305 € 606 €
Fiat Tipo 181 € 248 € 442 €

 

Fiat se identifica especialmente por la creación de vehículos urbanos, aunque produce coches para todo tipo de público. En este caso, el importe del seguro de los exitosos automóviles de la marca italiana se podrá ver afectado negativamente por el mayor riesgo que supone circular en las grandes ciudades, aunque también dependerá en gran medida del perfil del conductor.

El seguro para los vehículos urbanos de Fiat: Panda, Punto y Tipo

La marca Fiat es famosa por sus vehículos “urbanitas” que, debido a sus reducidas dimensiones son perfectos para los desplazamientos diarios por los núcleos urbanos y para el aparcamiento. Por ejemplo, el Fiat Panda es una institución en la marca italiana. Nació en 1980 y, desde entonces, se han creado múltiples versiones, incluso 4x4. Este modelo, con unas medidas de 3,6 metros de longitud, 1,6 de ancho y 1,5 de alto, tiene como objetivo la agilidad por la ciudad. Con similares características se encuentra el mítico Fiat 500, cuyas versiones más actuales comenzaron a fabricarse en 2007 (con especial relevancia del Fiat 500L).

 

 

En cualquier caso, disponer de un coche urbano puede influir de manera negativa en el precio de la prima del seguro y es que las aseguradoras suelen considerar que la utilización frecuente del vehículo aumenta el riesgo de sufrir cualquier siniestro. Asimismo, el tipo de ciudad por la que se circula habitualmente también afecta al precio de la póliza ya que en las grandes el tráfico es mucho más intenso y, lógicamente, el peligro de percance es mayor. Es el caso de otro de los modelos míticos de la fábrica italiana, el Fiat Seicento

Además, hablamos de pequeños automóviles con precios asequibles -desde unos 6.000 euros-, por lo que están orientados a un público joven. Esto significa que el importe del seguro también puede elevarse ya que las compañías manejan datos que indican que los conductores noveles (menores de 25 años) suelen tener una tasa de siniestralidad notable y pueden ser más imprudentes debido a la inexperiencia. Sin embargo, por fortuna, ya existen múltiples compañías especializadas en proponer cobertura a jóvenes a precios ajustados e, incluso, con ofertas de sistemas tarificación a medida como “Pay As You Drive(“YCAR” de MAPFRE, “CuentaKms” de Verti, “Auto Inteligente” de Zurich, etc.).

El Fiat Punto, un modelo un poco más grande (apenas medio metro más de largo) que los urbanos, catalogado como un compacto más versátil que ofrece buen rendimiento también en carretera. El público objetivo de este modelo está formado por madres y padres con hijos menores de 16 a su cargo. Un perfil de conductor que valoran las aseguradoras al entender que suelen ser más cautos al volante y esto se refleja en descuentos en las primas. Este target también puede ser el de los conductores del Fiat Tipo.

En concreto, el Fiat Tipo ofrece versiones sedán, berlina de cinco puertas y “station wagon”. Así, cualquiera de ellas es perfecta para viajar ya que contiene un gran espacio, así como eficiencia en el consumo. También ofrece la última tecnología en sistemas de conectividad (navegador  Uconnect) y extensa seguridad como seis airbags y ESC con Hill Holder, antibloqueo de frenos (ABS) y distribución electrónica de frenada (EBD), faros antiniebla con función “cornering” y sistema de control de la presión de neumáticos (TPMS).

 

 

A la hora de contratar un seguro de coche para vehículos familiares, la compañía puede tener en cuenta la seguridad para una posible rebaja del seguro, aunque si se usa para desplazamientos largos, es conveniente sumar la cobertura de asistencia en viaje. Esta ayuda, normalmente, aumenta el importe de la póliza, pero proporciona al conductor tranquilidad en el caso de padecer cualquier tipo de percance leve como un pinchazo y uno grave como un accidente. Sin embargo, es necesario leer detenidamente en qué consiste esa asistencia porque cada compañía fija sus condiciones.

Asegurar los modelos antiguos Bravo y Stilo

En 1995 se comenzó a fabricar el Fiat Bravo, modelo que fue sustituido en 2001 por el Fiat Stilo, que también se descatalogó en 2010. Se trata de dos turismos con espacio para cinco adultos y adecuados para desplazarse por ciudad y carretera. No obstante, tanto el Bravo como el Stilo son coches que, como mínimo, pueden tener hasta ocho años y, esa antigüedad puede ser un argumento importante de cara al precio de la póliza.

Y es que un coche viejo, tras el evidente desgaste de las piezas, suele tener más probabilidades de sufrir una avería y, más allá, verse involucrado en un accidente. De ahí que las compañías lo consideren un vehículo de mayor riesgo y puedan incrementar el importe de la póliza. Además, la cobertura de asistencia en carretera de los vehículos con más de diez años de antigüedad suele ser más costosa debido a que, posiblemente, sean necesarias más intervenciones.

El mejor seguro para los vehículos profesionales Dobló y Scudo

La marca transalpina es reconocida por sus coches pequeños, pero no hay que olvidar que nació como especialista en vehículos comerciales, por lo que también en este sector ofrece modelos de calidad. De este modo, en 1994 se lanzó el Fiat Scudo, una furgoneta comercial con la posibilidad de adquirir versiones para el transporte de mercancías y para el transporte de personas, con una capacidad de carga de hasta 1200 kilogramos. Otro modelo similar de la marca es el Fiat Ducato

 

 

Por otra parte, el Fiat Doblò salió al mercado en el año 2000 como un vehículo comercial ligero pequeño, que puede hacer de turismo de hasta siete plazas o, bien, ser una gran herramienta de trabajo con las puertas laterales correderas y un gran espacio. La versión actual, se denomina Fiat Doblò Panorama, con diversas líneas de acabado.

En cualquiera de estos casos, asegurar una furgoneta requiere más condicionantes ya que se trata de un elemento muy importantes para poder desarrollar numerosas actividades profesionales. Por consiguiente, es necesario que la póliza incluya una extensa asistencia en carretera que, en caso de avería o siniestro, responda y facilite la continuidad del trabajo. También es importante contar con protección ante un posible robo, aunque si se transportan productos de valor, éstos deberán estar declarados expresamente en el contrato o, de lo contrario, no estarán cubiertos.

Precisamente, el uso que se le dé al vehículo es uno de los factores que suelen ponderar las compañías a la hora de otorgar el precio final al seguro. Con la utilización profesional, las aseguradoras asumen más riesgos ya que la furgoneta suele circular con más asiduidad y, por tanto, tiene más posibilidades de sufrir un percance. De ahí que, probablemente, la prima sea más elevada que la de un vehículo convencional.

Compara 30 aseguradoras en 3 minutos y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

COMPARAR SEGUROS

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Más info Política de Cookies.

ACEPTAR