Sistemas contra incendios para el hogar: cómo influyen en el seguro

El aviso de una alarma puede ser fundamental para ponerse a salvo

Siempre se ha dicho que es mejor prevenir que curar. Esta frase no podría tener más sentido cuando hablamos de los incendios. Si se produce un fuego en el hogar será de vital importancia reaccionar lo más rápido posible y un sistema de protección contra incendios nos alertará inmediatamente de lo que está sucediendo. En Acierto.com te descubrimos todo lo que tienes que saber para salvar tu casa del fuego.  

¿Por qué debo instalar un sistema contra incendios?

En muchas ocasiones no somos conscientes de lo fácil que se puede originar un fuego en nuestro hogar. Una simple colilla o un descuido con el radiador puede ser motivo suficiente para incendiar una casa. En España mueren más de cien personas al año en incendios provocados en su propio hogar -143 en 2015, 162 en 2014-. Son datos para que, como mínimo, comencemos a verlo como un peligro real.

Según la época del año en la que nos encontremos, el riesgo de que se origine un incendio en el hogar puede ser mayor o menor. En verano es posible que arda el motor o el mecanismo de algún aparato electrónico tras sufrir un recalentamiento, pero lo cierto es que las posibilidades de que esto ocurra son muy bajas. No obstante, la peor estación del año es el invierno.

Entre diciembre de 2016 y enero de 2017 fallecieron 51 personas en incendios en el hogar. La mayoría de ellos fueron provocados por descuidos con la chimenea, con el radiador o con el brasero. A este último hay que prestarle mucha atención ya que no es para nada seguro. Es muy fácil quemar tejidos, como el mantel de la mesa o el propio pantalón de una persona, además de emitir gases que pueden resultar muy peligrosos. El invierno y sus bajas temperaturas provocan que la cifra de fallecidos en esos dos meses sea tan alta.

Entre diciembre de 2016 y enero de 2017 fallecieron 51 personas en incendios en el hogar

Muchos de estos incendios son provocados por la noche -entre las 20:00 y 8:00-. Dejamos los braseros y las chimenas encendidas para dormir sin pasar frío sin caer en la cuenta de la irresponsabilidad que ello supone. En estos casos, un sistema contra incendios podría haber despertado a los habitantes salvando así su vida.  

De los fallecidos en incendios en 2015, más de la mitad fueron personas mayores. Y es que la probabilidad de sufrir un incendio aumenta cuando se vive solo, tal y como lo hacen muchos de nuestros mayores. Cuando en una casa viven varias personas, es difícil que quede algún aparato encendido por la noche o al salir de casa, pero si hay un único habitante un solo despiste puede ser fatal.

Los sistemas contra incendios (y en definitiva todos los de seguridad para el hogar) son recomendables en todos los casos: nunca sabremos cuando vamos a estar expuestos al peligro de un fuego. Pero es especialmente aconsejable para las personas que viven solas y para los mayores, que ha quedado demostrado que son los más vulnerables ante este tipo de sucesos.   

¿Qué sistema debo instalar?

Para que un sistema sea totalmente fiable debe contar con una Central de detección de incendios (CDI), que se encarga de recibir la información que le mandan los detectores y actuar en consecuencia (avisar a los bomberos, activar los rociadores…), además de todos los elementos que la completan. Otra de las piezas fundamentales son los detectores de incendio, que además de localizar el fuego mediante el humo, lo hacen de forma térmica y se activan al detectar una señal de calor más elevada de lo normal.

Una vez que la CDI haya recibido la señal de fuego activará una sirena de alarma que emite señales acústicas y visuales. Aunque parezca un sistema muy básico, es el más efectivo. Es necesario recordar que en un incendio lo primordial es poner a salvo la vida de las personas, y una alarma es la forma más rápida de poner a todo el mundo en alerta. De rescatar los objetos materiales y salvar la vivienda ya se encargaran los bomberos y los rociadores de agua.

Los rociadores de agua no funcionan como en las películas, donde saltan por todo el edificio solamente con captar un poco de humo de una sartén. Los detectores tienen la capacidad suficiente para distinguir entre un fuego importante y una falsa alarma. Igualmente, los rociadores solo se encenderán en las partes en las que se localice el incendio, no por todo el edificio.

Además de este sistema reactivo contra incendios, es importante contar con otros elementos que nos pueden ayudar si se genera un fuego. Estas piezas pueden ir integradas en la estructura del edificio como pueden ser las puertas cortafuegos, las franjas perimetrales o pilares y paredes ignífugas. También es bueno tener a mano una boca de incendios o contar con extintores, que pueden ser de espuma, de agua, polvo seco…

Todos los elementos suman para hacer de tu hogar un lugar seguro. Somos conscientes de que hacerse con todo este sistema puede resultar caro, pero nunca hay que escatimar en seguridad. No obstante, se puede optar por instalar un sistema básico que cuente con detectores térmicos y de humo conectados a una alarma de emergencia. Esta simple instalación puede marcar una importante diferencia.

¿Cómo actúo en caso de incendio?

Vivir la experiencia de un incendio es una situación límite para cualquier persona. Aun así es muy importante no perder la calma y actuar con decisión. Para ello es necesario conocer algunas de las pautas que los propios bomberos recomiendan seguir en estos casos.

Si tienes la posibilidad de salir del edificio, debes hacerlo con la mayor rapidez posible anteponiendo la vida propia y la de los demás -sobre todo la de los niños que no deben quedar solos- a cualquier otra cosa. Aunque sea muy tentador, abandona los objetos y ponte a salvo. Busca la salida más cercana y ve cerrando puertas a tu paso porque dificultará la propagación del fuego. No uses el ascensor ya que puede no funcionar por una avería provocada por el fuego. Una vez que estés a salvo asegúrate de avisar a las emergencias y no supongas que alguien ya lo ha hecho. La rapidez con la que lleguen los bomberos es clave para salvar tu casa.  

En caso de incendio es muy importante no perder la calma y actuar con decisión

Si no puedes abandonar la vivienda, debes dirigirte a la habitación que se encuentre más alejada del fuego y tapar todas las rendijas por las que pueda entrar el humo -preferiblemente con paños o ropa mojada-. También debes cerrar las puertas a tu paso y llamar a las emergencias si tienes un teléfono a mano. Si la habitación cuenta con ventana acércate a ella y respira el aire del exterior, preocupándote de ser visible desde la calle o desde un patio, ya que a los bomberos le facilitará las cosas saber tu localización. Si la habitación es interior pégate al suelo, que es donde hay menos gases y menos temperatura, y espera la llegada de los bomberos.

Seguro de incendios para el hogar

El seguro de incendios para el hogar solamente es obligatorio cuando tenemos la vivienda ligada a una hipoteca. Para los demás hogares no es obligatorio, aunque es muy recomendable. La póliza diferente entre continente y contenido, y en la mayoría de las ocasiones solamente tendremos cubierto el continente, por lo que es muy importante que leamos con detenimiento las condiciones.

Cuando los servicios de emergencias hayan extinguido el fuego, es importante que revises los daños y tomes buena cuenta de ellos. Lo conveniente es que esta lista de desperfectos vaya acompañada de vídeos y de fotografías que puedan ayudar al perito de la aseguradora a decidir la cuantía de la indemnización.

Hogar
Compara precios de 10 aseguradoras y ahorra hasta 50% en el seguro de tu hogar
COMPARA AHORA
Vida
Compara y ahorra hasta 200€ en tu seguro de vida

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR