Motos de tres ruedas, ¿el seguro es el mismo?

Este tipo de motocicletas son más seguras pero ¿necesitan una póliza especial?

Las motos de tres ruedas son perfectas para aquellos que adoran la sensación de llevar una moto pero prefieren la estabilidad y seguridad de un coche. Y es que estas son precisamente las ventajas de este tipo de vehículos: mayor agarre y una frenada más eficiente. Sin embargo, a la hora de hacerte con una y asegurarla, tendrás que prestar atención a una serie de cuestiones. Sí, porque no te servirá cualquier póliza.

Ventajas e inconvenientes de una moto de tres ruedas

Como ya hemos destacado, las motos de tres ruedas circulan con más firmeza sobre el asfalto que las convencionales. Se trata, por tanto, de vehículos más estables que nos permiten contar con los beneficios de la moto (más dinámica, con mayor facilidad de tránsito que los coches) pero sintiéndonos tan seguros como sobre cuatro ruedas.

Todo gracias a esa tercera rueda, que proporciona un apoyo adicional. Pero no solo eso, sino que estas motos incluso cuentan con estabilizadores en el tren delantero (el sistema ‘Roll Lock’) que nos permiten quedarnos parado sin tener que apoyar el pie en el suelo. La suspensión delantera también ayuda a mejorar la firmeza de la moto durante la marcha.

Además, responden mejor al frenado que las motos de dos ruedas, especialmente sobre asfalto deslizante o mojado, y reducen la distancia de frenado. Algunas marcas incorporan incluso sistemas ABS. Otra ventaja relacionada con su diseño tiene que ver con las dimensiones del chasis, que se incrementan y ofrecen más espacio al acompañante.

Consumen más que una moto convencional, aunque menos que un coche. Pero también existen modelos en el mercado que te permiten elegir la opción “Eco” para ahorrar combustible

Pero también existen factores por los que presentan desventajas frente a las motos de dos ruedas. Por ejemplo, el consumo: gastan más que una moto convencional, aunque menos que un coche). Pero también existen modelos en el mercado que te permiten elegir la opción Eco para ahorrar combustible.

El peso es otra de sus puntos flacos. Tienen más agarre, cierto, pero pesan más. La experiencia de conducir motos de tres ruedas nunca será equiparable al cien por cien con la de las motos convencionales precisamente por este punto. Por otra parte, el hecho de que cuenten con más y complejos elementos de seguridad aumenta las posibilidades de sufrir más averías y, lógicamente, hace que su mantenimiento y reparación sea también más caro.

También pagarás más en general por ella que por una moto convencional. Una scooter de tres ruedas puede alcanzar los nueve mil euros –si optamos por uno de los modelos más caros (aunque también más seguros, según MAPFRE) de Piaggio–. Sin embargo, también existen modelos más básicos como el Yamaha Tricity que pueden costarte unos cuatro mil euros, aproximadamente.

¿Qué carnet necesitas para conducir una moto de tres ruedas?

Como en cualquier moto, la cilindrada es la que determina qué carnet vas a necesitar para conducirla. La ventaja de algunos modelos es que están homologados como triciclos ligeros y no como motocicletas. Esto hace que sea posible conducirlas con el carnet de coche, siempre que lo tengas desde hace tres años o más.

Teniendo el carnet B tres años o más, puedes conducir cualquier moto de cilindrada no superior a 125 cc. Y esto incluye a las motos de tres ruedas

Si se cumple este último supuesto, podrás conducir cualquier moto de cilindrada no superior a 125 cc. Esto incluye a las motos de tres ruedas. Pero a diferencia de las convencionales, no necesitarás un permiso específico para llevar un vehículo de tres ruedas de más de 125 cc. siempre y cuando se le considere como un triciclo ligero y no una motocicleta.

Por supuesto, los carnets para conducir motocicletas (AM, A1 y A) te permiten conducir también triciclos y cuatriciclos: con el AM (el carnet para ciclomotor) se pueden llevar triciclos ligeros; el A1 te autoriza a conducir un triciclo de motor cuya potencia máxima no exceda de 15 kW; y con el A puedes llevar una moto de tres ruedas de más de 15 kW a partir de los 21 años.

Cómo asegurar una moto de tres ruedas

No existen seguros específicos para motos de tres ruedas: puedes asegurarlas con una póliza convencional de moto. Eso sí, has de tener en cuenta que, como ocurre con una moto de dos ruedas, que la cilindrada determinará el precio de la prima. Aunque existen, como hemos visto, scooters de tres ruedas de 125 cc., hay motos de tres ruedas en el mercado de mayor cilindrada.

Es uno de los aspectos que deberás valorar a la hora de contratar el seguro para tu moto de tres ruedas o de tu triciclo de motor. Y como en el caso de una moto convencional, tendrás que comprobar te presta la asistencia que necesitas, sobre todo en lo que se refiere a coberturas como la de los neumáticos (esencial para una moto, más aún si tienes tres ruedas), la asistencia en carretera, el seguro de accidentes y seguro del conductor.

Lo mejor será comparar antes entre todas las ofertas, estudiando bien la letra pequeña. Pero siempre teniendo claro lo que buscas, para no pagar coberturas de más (ni renunciar a ellas). Usar un comparador online es la forma más rápida y eficaz de tener una visión general de lo que te ofrecen todas las compañías. Además y en el caso de Acierto, tendrás el mejor precio garantizado en la contratación.

Moto
Compara 20 aseguradoras y encuentra el seguro de moto más barato
COMPARA AHORA
Moto
Compara 20 aseguradoras y encuentra el seguro de moto más barato

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR