Las mujeres lideran la contratación de seguros de salud en España


  • El 72% de las comparativas de seguros de salud registradas por Acierto.com son realizadas por un público femenino
  • Las pruebas diagnósticas sin listas de espera y las habitaciones privadas tras el parto, entre los principales argumentos a favor de los seguros privados frente a la sanidad pública

Madrid, 22 de octubre de 2014.- Que la sanidad pública española no atraviesa su mejor momento es un hecho incuestionable. Los recortes en el sistema sanitario impuestos por la crisis han supuesto que, solo desde 2010, el número de pacientes en listas de espera quirúrgicas se haya disparado un 50,8%, hasta los 559.335 ciudadanos en esta situación censados a finales de 2013. Del mismo modo, el tiempo medio de espera ha sufrido un incremento preocupante y se sitúa en 98 días, un 42,7% más que los 65 días de comienzos de la presente década. No es de extrañar que, ante esta situación, la contratación de un seguro de salud privado sea una elección cada vez más habitual entre los españoles, especialmente en el caso de las mujeres.

En concreto, el 72% de las comparativas de seguros de salud registradas por Acierto.com, el comparador de seguros de salud líder en España, son realizadas por mujeres. Entre las razones fundamentales por las que las mujeres encabezan ampliamente la contratación de pólizas de salud en España, la principal es la búsqueda de un mejor servicio en determinadas especialidades, como ginecología, dado que ciertas necesidades específicas del sexo femenino requieren de un particular cuidado.

En este sentido, solo con determinadas pruebas médicas y diagnósticas se puede minimizar el riesgo de sufrir algunas de las enfermedades más frecuentes asociadas a la mujer, como osteoporosis, fibromialgia, migrañas, varices, alteraciones de la conducta alimentaria y el cáncer de mama. Por este motivo, el gran argumento a favor de las pólizas de salud es, precisamente, la posibilidad de realizar este tipo de pruebas diagnósticas sin listas de espera y la posibilidad de concertar citas con especialistas con gran libertad.

No obstante, la principal razón entre las mujeres para contratar un seguro de salud privado es la asistencia durante el embarazo y el parto. Así, según datos recopilados por Acierto.com, las mujeres entre 26 y 37 años, la franja de edad en la que se produjeron el 72% de los embarazados en España en 2013, buscan hasta 2,7 veces más información sobre seguros de salud que los hombres.

“Entre las razones que explican por qué cada vez más mujeres optan por seguros de salud privados de cara a su embarazo, cabe destacar el hecho de poder contar con una habitación privada con más comodidades tras el parto, la capacidad para elegir y cambiar de especialista y de solicitar una segunda opinión, así como la atención médica 24 horas, tanto telefónica, como online e incluso a domicilio”, señala Carlos Brüggemann, Director de Operaciones de Acierto.com.

A la hora de suscribir una póliza de salud con vistas a un futuro embarazo hay una serie de aspectos fundamentales a tener en cuenta, el principal de todos que para evitar cualquier tipo de incidencia, el seguro debe contratarse con una antelación de al menos 3 meses previos al embarazo. Mientras, si la mujer suscribe la póliza cuando ya está embarazada y dependiendo de la aseguradora, existe la posibilidad de que el parto y el seguimiento del embarazo queden cubiertos en su totalidad pagando una “sobreprima”, que suele superar los 2.000 euros.

Además, es especialmente importante consultar los listados de centros y especialistas a disposición de la asegurada antes de suscribir una póliza. Y, en lo referido al parto, también es vital cerciorarse de que el cuadro médico de la compañía de seguros cubre el nacimiento en el hospital deseado, ya que en ocasiones las aseguradoras pueden contar con acuerdos con centros para cubrir especialidades concretas entre las que no tiene por qué incluirse el parto.

En lo referido a las coberturas más frecuentes que ofrecen las pólizas para futuras embarazadas, entre éstas se encuentran la asistencia ginecológica, las pruebas diagnósticas específicas asociadas a la gestación (ecografías, prueba del azúcar, etc.), la asistencia al propio parto, así como la ya mencionada posibilidad de contar con una habitación individual y en muchos casos también una cama supletoria para el acompañante. Asimismo, la mayoría de las pólizas incluyen clases prenatales, ayudas económicas para la conservación de células madre y cuidados al recién nacido.

En este último caso, en función de la compañía de seguros y la póliza suscrita, lo habitual es contar con un plazo de entre 15 y 30 días para dar de alta al bebé en el seguro de la madre, si bien numerosas aseguradoras suspenden la cobertura del recién nacido en el momento en el que abandona el hospital. Y si se da este caso o se excede el citado plazo, cabe la posibilidad de que la póliza del recién nacido esté sujeta a carencias en el momento de su contratación.

Por este motivo, resulta muy recomendable asegurar al bebé cuanto antes. Además, en sus primeros años de vida requerirá de especial atención médica, tanto a través del pediatra, como en forma de vacunas y otro tipo de pruebas diagnósticas.

En conclusión, los seguros de salud privados se muestran como la mejor alternativa a las listas de espera y la saturación de la sanidad pública, especialmente en el caso de mujeres y sobre todo de cara a futuros embarazos. Mientras, en caso de contar ya con un seguro de salud, es importante evitar que la póliza se renueve de forma automática, puesto que se pueden lograr importantes ahorros aprovechando las ofertas cada vez más agresivas de las aseguradoras para atraer nuevos clientes, sobre todo durante esta época del año. En la actualidad, diversas compañías han lanzado campañas para lograr asegurados con ofertas de hasta cuatro meses gratis para los clientes que se animen a cambiar de seguro.

También cabe recordar que el cambio de aseguradora no solo permite ahorrar en el importe de la póliza, sino que no implica sufrir carencias de nuevo, debido a que quienes ya disponen de seguro tienen derecho a su eliminación cuando contratan una nueva póliza. Otras formas de economizar en el precio del seguro de salud pasan por analizar la suma de actos médicos que se realizan al año y, en función de éstos, acudir al copago para abaratar la prima. Del mismo modo, es aconsejable afinar en las coberturas a contratar para no pagar por servicios que no se utilizarán y, siempre, utilizar un comparador de seguros para conseguir el mejor precio.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR