7 coberturas imprescindibles para coches de 7 plazas

Se trata de coches familiares en los que la seguridad se convierte en algo todavía más imprescindible

Si formas parte de una gran familia, es probable que tengas un vehículo espacioso con capacidad suficiente para transportar a tus seres queridos y todas sus pertenencias (especialmente si son pequeños). Un punto en el que los coches  de siete plazas se convierten en una opción ideal. No obstante, sus particulares características también los hace especiales de cara a las aseguradoras. Hoy te contamos qué coberturas específicas deberías contratar para proteger a los tuyos..

Coberturas fundamentales en los seguros para vehículos de 7 plazas

Como premisa debemos saber que la póliza será, indudablemente, más cara, pues las características técnicas de estos vehículos son diferentes, es decir, se trata de coches más grandes y más pesados que cuentan con dos plazas más para los ocupantes. Teniendo en cuenta que uno de los factores que encarecen los seguros es el tipo de coche (marca, modelo, uso, antigüedad, etcétera), no debería sorprendernos.

Debemos insistir en que la ley obliga a disponer de un seguro mínimo para circular, el de Responsabilidad Civil o el llamado de daños a terceros. No obstante, los rasgos especiales de estos coches de siete plazas fuerzan a que el propietario tenga que contratar una póliza más completa. Nos estamos refiriendo a cuestiones como que se incrementa la posibilidad de llevar niños en el coche como pasajeros, a las costosas reparaciones del vehículo, etcétera.

La modalidad más recomendable para los tres primeros años es la de a Todo Riesgo

Estos automóviles son más caros y se consideran como un vehículo familiar; por lo que la modalidad más recomendable para los tres primeros años es la de a Todo Riesgo, que te cubrirá ante cualquier contingencia. No obstante, si no quieres conformarte con los mínimos indispensables, deberás conseguir una póliza a Terceros Ampliada o Completa. De cualquier modo, las coberturas principales que deberás valorar son:

  • La asistencia en viaje: esta cobertura es fundamental si viajamos mucho y con niños. Suele cubrir al vehículo y a sus ocupantes en caso de accidente, avería o robo desde el kilómetro 0, en desplazamientos tanto dentro como fuera del territorio nacional. Muchas aseguradoras incluso la tienen incluida en el Terceros Básico, aunque con limitaciones. Presta servicio por un lado al vehículo y, por otro, a la persona. En el caso de la persona se ocupará, por ejemplo, de proporcionar un medio de transporte alternativo para que el cliente pueda llegar a su destino después de sufrir un percance. En el caso del vehículo, reparación ‘in situ’ o remolcarlo (grúa) hasta el taller.
  • Robo: estos coches son caros y, además, tienen múltiples accesorios (como pantallas) que les hacen ser llamativos para los ladrones. Este servicio cubre los daños ocasionados por la sustracción ilegítima de piezas del vehículo, así como los daños producidos en y durante el robo (desperfectos en carrocería o tapicería). En caso de pérdida total del vehículo, el asegurado podrá optar por indemnización o por reposición del mismo.

Sin embargo, en el caso de siniestro total (robo total del vehículo, es posible que alguna aseguradora  indemnice con el valor venal (inferior). Asimismo, hemos de comprobar si el servicio incluye la cobertura de los accesorios no de serie.

  • Incendio: esta cobertura se encarga de los casos de incendio del coche, da igual que la llama se origine dentro o fuera del mismo.
  • Rotura de lunas: se trata de una cobertura esencial y económica a la hora de contratarla. Cubre la sustitución, colocación o reparación de las lunas en caso de daño total o parcial por una causa externa, instantánea, violenta o ajena a tu voluntad (granizo, una piedra que rebota, etc.).
  • Seguro para el conductor: no es una cobertura cara y nos garantiza que, en caso de accidente, el conductor tendrá asistencia sanitaria y, además, podrá disponer de indemnización por invalidez (total o parcial) o fallecimiento.
  • Daños propios: esta cobertura es sinónimo de seguro a Todo Riesgo y supone un incremento importante en el precio de la póliza. No obstante, es importante ya que cubre los daños ocasionados en tu vehículo a consecuencia de un accidente si eres culpable.
  • El vehículo de sustitución: se trata de una cobertura opcional que normalmente disponen los seguros a Todo Riesgo por la que se facilita al conductor un vehículo de alquiler equivalente al suyo en caso de daños e incendio, robo, o por intereses y gastos del coste de la reparación del mismo.

Evidentemente, podríamos añadir otras como defensa jurídica y reclamación de daños, gestión de multas, etc. En cualquier caso, te recomendamos que visites el comparador de seguros Acierto.com para encontrar la póliza ideal que se ajuste a tus necesidades.

El vehículo de siete plazas

Dicho lo cual, cabe acotar qué vehículos exactamente cuentan con la consideración a la que nos referimos para que sepas a la perfección si debes o no considerar las citadas coberturas. En concreto, los coches de siete plazas se caracterizan por incorporar una tercera fila de asientos. En muchos de estos modelos es habitual la versatilidad, ya que estas plazas añadidas pueden incorporarse o quitarse en función de las necesidades familiares.

En realidad, con siete plazas el maletero queda más reducido, pero ya son muchos los modelos que cuentan con un amplio espacio para el equipaje. Además, la conducción es más cómoda ya que suelen ser más altos y la visibilidad es mucho mayor

En la actualidad, casi todas las marcas generalistas tienen en su catálogo más de un modelo de siete plazas. Por tanto, en este segmento encontramos una gran variedad. Vamos a comentar los diferentes tipos y algunos ejemplos en el mercado:

  • Los económicos: existen algunos por debajo de los 20.000 euros como el Dacia Lodgy y Toyota Verso.
  • Monovolumen o MPV (Multi Purpose Vehicle): son coches para todo (familia, deportistas, profesionales, etc). Disponen de un espacio interior superior. Contamos con ejemplos como el Ford S-Max, Renault Grand Scenic o Renault Espace.
  • Crossover o SUV (Sport Utility Vehicle) grandes: son caros y menos prácticos. Tenemos el Land Rover Discovery Sport, Peugeot 5008 o Skoda Kodiaq.
  • Coches de lujo: las marcas premium cuentan con modelos que superan los 50.000 euros como el BMW X5 o Mercedes GLS.
  • Híbridos y eléctricos: pensados para circular en ciudad y con el objetivo de reducir las emisiones. En este caso están el Toyota Prius + o el Tesla Model S.
  • Mini Van: son los más grandes con gran capacidad para el equipaje. Se trata de los derivados de las furgonetas de siempre. Ejemplos de ello son el SsangYong Rodius y el Volkswagen T6 Multivan.
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA
Coche
Compara 30 aseguradoras y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR