Información útil para asegurar un Saab

Los Saab destacan, ante todo, por ser coches robustos, de grandes dimensiones y excelentes prestaciones, con un completo y cuidado equipamiento. La marca Saab se asocia a vehículos seguros, fiables y resistentes, pero también a modelos de alta gama. El precio de lanzamiento de alguno de sus modelos de más éxito (como el Saab 9-5, que roza los 60.000 euros en su versión más potente) es un reflejo de la calidad de la marca y de su preocupación por el diseño.

Precisamente, uno de los aspectos que pueden resultar más relevantes a la hora de decidir el precio del seguro es el valor del vehículo, especialmente si contratas protección frente a robo, incendio y daños propios.

El 9-5 fue el último modelo de Saab disponible en nuestro país, por lo que en la actualidad no es posible adquirir uno de sus coches en España. El hecho de que estos vehículos puedan ser de segunda mano (y de que puedan contar con varios años de antigüedad), también puede encarecer el precio del seguro. Y es que las aseguradoras suelen considerar que un automóvil antiguo tiene más posibilidades de sufrir un accidente que un coche nuevo (por el desgaste de los diferentes elementos de seguridad).  

Saab también ofrece vehículos deportivos y descapotables como el 900. En este tipo de coches uno de los factores que más incidencia puede tener en el precio del seguro es su baja relación peso-potencia. Este baremo indica la capacidad de aceleración de un vehículo, y marca la peligrosidad del coche. Las compañías consideran que un automóvil que es capaz de alcanzar grandes velocidades en periodos muy cortos de tiempo tiene más posibilidades de sufrir un accidente que un vehículo menos potente, por lo que la aseguradora podría aumentar el precio del seguro.  

Selecciona tu modelo para ampliar la información

Historia de la marca

Saab fue fundada en 1937 en Suecia, pero en sus orígenes no fue una fábrica de automóviles, sino de aviación: la Svenska Aeroplan AB. En 1947 crearon una división que se dedicó a fabricar automóviles. De esta salió su primer modelo, el Saab 92001.

En 1969 pasó a convertirse en Saab-Scania AB cuando comenzó a fabricar camiones (resultado de su alianza con una compañía que producía este tipo de vehículos). Hasta 1995 ambas empresas permanecieron juntas pero, tras la adquisición por parte de Investor AB, la empresa se escindió en dos grandes divisiones: la firma sueca quedó en manos de la norteamericana General Motors.

Los malos tiempos provocaron la quiebra de la firma en 2011. Tras un parón en la producción, la compañía regresó un año más tarde con el apoyo de la empresa china Nevs (National Electric Vehicle Sweden). La marca Saab desapareció definitivamente en 2016.

Compara 30 aseguradoras en 3 minutos y ahorra hasta 50% en tu seguro de coche

COMPARAR SEGUROS

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y nuestra publicidad. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más info

CERRAR